Sabrina Azzi Web

Sobre el éxito de tu negocio.

Sabrina Azzi.

¿Qué hay en tu salón que lo hace tan especial? ¿Qué argumentos tienes para justificar tu profesión y asegurar a tus clientes que ofreces los mejores servi­cios? ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste con tu equipo y que estu­diaste el estado de tu negocio? Quizá no sea sencillo responder a estas pre­guntas, pero profundizar en ellas te permitirá encontrar una solución fiable a tus problemas y a tu futuro.

Belleza y la moda se reinventan cons­antemente. Los elementos básicos son siempre los mismos (honestidad con la clientela, amplia oferta de servicios, buen marketing, cuidado de la imagen integral del centro,  higiene…)  pero son los detalles los que influyen decisivamente en tu posición en el mercado. No se trata de limitarse a  poner un par de plantas o colgar unos cuadros. El planteamiento debe ir mucho más allá: la profesional ha de estudiar una estrategia de desarrollo e invertir en el futuro. Lo más importante es definir lo que tenemos que cambiar o mejorar.
Las preguntas que deberías  hacerte son:
• ¿Qué tipo de clientela acude a mi salón y qué servicios solicita?.
• ¿Cómo trabaja mi equipo? ¿Se siente motivado y conoce en profundidad nuestra oferta?
• ¿Podría incrementar mis servicios? (per ­ manente de pestañas, tinte, uñas artificia­les, parafina, decoración de uñas…)
• ¿Dispongo de zona de venta? Si no es así, puede ser una buena idea. El producto de venta tiene que estar a la vista, ya que así resulta más que la clienta se fije en el. Es muy importante ser cuidadoso a la hora de organizar la zona de venta (estanterías, vitrinas con productos a la vista en los que se pueda leer el precio, etc.).

• ¿Cuál es tu objetivo? Sin una meta particular no se puede trabajar. Puedes proponerte, por ejemplo clientes fijos
• Planifica tus promociones por adelantado en función de la demanda habitual de cada época del año (una promoción de pedicura en tratamiento corporal en primavera, etc.).
Es muy importante no olvidar nunca que el éxito empieza por escuchar y analizar. Si muchas mujeres comentan que tienen las manos secas, cubre esta necesidad con un servicio de hidratación.  Si oyes que la ten­dencia del verano son las sandalias, ofrece pedicura y decoración de uñas de pies. Asegúrate de que tus líneas de color incor­poran las tonalidades de moda,  etc. Ofrece unos precios adecuados,  y en vez de com­pararlos con los de la competencia, asegúrate de que tienen una lógica: valora tu servicio y haz que el precio a pagar sea justo y justi­ficado.  Una manicura a precio alto tendrá que incluir masaje, tratamiento de cutículas, peeling, esmaltado…
Las profesionales tenéis, en definitiva, la obli­gación de hacer que cada cliente experimen­te un momento excepcional en vuestro salón de belleza. A ésto se le llama profesionalidad y servicio. ¡Buena suerte!